Archivo de la etiqueta: vender

Escaparates de la Quinta Avenida

La 5ª Avenida cruza Manhattan de norte a sur y divide la isla en este y oeste. Las calles se numeran atendiendo a su dirección, East o West, siempre teniendo en cuenta su orientación desde esta avenida. Por el Midtown, es decir, por la parte central de Manhattan, esta gran calle se convierte en el paraiso de los adictos a las compras, todo son tiendas, tiendas y más tiendas. Si vas por poco tiempo, te será imposible entrar a todas, salvo que esa sea tu pretensión desde un principio. En mi caso, sólo tuve tiempo de disfrutar de sus escaparates, algunos muy chulos, la verdad.

Escaparate Tiffany & Co.

Escaparate de Tiffany & Co. en la Quina Avenida de Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Como no, una parada obligatoria es Tiffany & Co. ¡Quién no ha visto Desayuno con diamantes y tiene grabada en su memoria la imagen de Audrey Hepburn mirando, mientras desayuna, el escaparate de esta famosa joyería! Pues ahí sigue, repleto de joyas repartidas entre los muebles de pequeñas

Tiffany & Co.

Interior de Tiffany & Co. en Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 casas de muñecas. Desde fuera, todavía mantiene cierto glamour, sin embargo, su interior… parece más bien un parque temático de la joya. Nada lo diferencia mucho de la planta baja de cualquier Corte Inglés. Está lleno de turistas que se pasean por allí con poca intención de llevarse algo. No se pueden hacer fotos del interior pero, cuando me enteré, ya había hecho una así que aquí os la dejo para que comprobéis que aquello no es muy selecto que digamos.

Escaparate Nueva York

Escaparate de una de las tiendas de la Quinta Avenida en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Para los entendidos en moda habrá un montón de paradas obligadas en esta calle, estoy segura. Yo, lo único que os puedo recomendar es que os fijéis en los escaparates, hay verdaderas virguerías. Y si veis algo que os gusta y vuestro bolsillo os lo permite pues ya sabéis, atreveos a dar el siguiente paso, ¡acceder al interior, probar y comprar!

Las fotos no son muy buenas, las tuve que hacer rápido, de camino a algún otro lugar, hay reflejos y no se aprecia muy bien la decoración pero las cuelgo igualmente porque merece la pena echarles un vistazo. Por cierto, descubrí unos zapatos preciosos… no para mí, no suelo usar tacones, pero estéticamente me parecieron perfectos para combinar con un vestido negro liso, discreto. Eran de Pirre Hardy, los podéis ver mejor en su web. http://www.pierrehardy.com/spip.php?page=itemwomen&num=1&id_rubrique=7

Escaparate Pierre Hardy

Escaparate de Pierre Hardy en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Por lo visto, Pierre Hardy es uno de los diseñadores que viste a actrices tipo Sara Jessica Parker, Cameron Díaz… y es famoso, sobre todo, por vestir sus pies. La verdad, no me extraña. Yo no lo conocía de nada y fue ver estas sandalias y ¡enamorarme! Si pudiera permitírmelo y tuviera la ocasión de lucir alguna de sus sandalias creo que no lo dudaría. Me quedo con su nombre por si algún día me animo y ¡decido arruinarme vistiendo mis pies! Y, por cierto, os paso la dirección de la web de Tiffany & Co. por si a alguien le apetece echarle un vistazao ahora que se acercan las navidades. 😉http://www.tiffany.com/?siteid=1

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Nueva York

Times Square: no sólo luces

Es uno de los lugares más conocidos de Nueva York. Es un escenario en vivo, un decorado que alberga, cada día, a miles de personas que, sin saberlo, se convierten en actores y actrices de una película que nunca se acaba.

Times Square al atardecer, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Times Square al atardecer, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Uno se va acercando a la esquina de Broadway con la 7ª y, poco a poco, va siendo imposible dejar de mirar a un lado y a otro. Estás ahí pero no te lo acabas de creer. Hay letreros luminosos por todas partes, grandes carteles de musicales, una pantalla gigante desde la que retransmiten las últimas noticias del día, tiendas, tiendas… y más tiendas. ¡Compra, compra, compra! No lees esto por ninguna parte pero es lo que uno siente cuando pasea por estas calles. Tanto color, tanta luz, tanta magnificencia parecen estar gritándote constantemente que si no compras no eres nadie en este mundo.

Grandes carteles de los músicales que pueden verse en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Grandes carteles de los músicales que pueden verse en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Times Square es, estéticamente, un marco atractivo. Filosóficamente, es un cuadro de la sociedad en la que vivimos, un reflejo real del capitalismo más voraz. Es una invitación imperativa al consumismo. Aquí encontramos tiendas de todo tipo y, la verdad, no entrar se convierte casi en un delito.

Casa de Barbie en el interior de la tienda Toys 'R' Us en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Casa de Barbie en el interior de la tienda Toys 'R' Us en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Un Toys ‘R’ us gigante, con una noria y una gran casa de Barbie en su interior, entre otras muchas cosas, deja atónitos a niños y a mayores. ¡Una noria! ¡sí! dentro de la tienda, increible pero cierto. La perdición de los Reyes Magos… aquí hay juguetes de todo tipo.

Los amantes del chocolate no pueden dejar de entrar

Interior de la tienda M&M's World en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Interior de la tienda M&M's World en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 en M&M’s World. En este establecimiento, las bolitas de chocolate rellenas de cacahuete cobran vida en todo tipo de merchandising. Camisetas, pijamas, peluches, llaveros, lápices, carteras, mochilas… ¡de todo! Y, además, M&M’s de todos los colores y sabores.

También en Times Square encontramos la tienda del Planet Hollywood, del Hard Rock Café, de la MTV… La Virgin, por lo visto, cerró el pasado mes de abril, la venta de música en formato CD no ha resistido ni siquiera en la meca del capitalismo por excelencia. La crisis ha dejado vacía esta famosa tienda que, a día de hoy, tan sólo mantiene con vida su letrero luminoso exterior.

Times Square repleta de gente a plena luz del día, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Times Square repleta de gente a plena luz del día, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Que más, que más… una tienda que comparte espacio con el restaurante Bubba Gump Shrimp Co. ( a éste le dedicaré un post otro día, ¡se lo merece!) En ella se puede encontrar todo tipo de merchandising relacionado con la peli Forrest Gump: camisetas, gorras, llaveros, tazas, bolígrafos, gambas de peluche, en fin… de todo.

Pantallas de Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Pantallas de Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Pero Times Square puede ser algo más que tiendas y tiendas y luces y luces… Times Square es ¡gente! Gente por todas partes y a todas horas. Da igual la hora a la que vayas, siempre está lleno de turistas y no turistas. Los primeros, con la camara de fotos en una mano y la otra llena de bolsas. Los segundos, sorteando a los primeros a toda prisa, como no, con un café en la mano.

Los que quieran disfrutar de este punto de Nueva York sin moverse de casa lo tienen fácil, en la siguiente web se puede acceder a un cámara que muestra la imagen en directo de Times Square.

http://www.earthcam.com/usa/newyork/timessquare/ 

¡Times Square en directo!

3 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Valença do Minho, algo más que toallas

Portugal es para mí ese gran desconocido. Es el vecino de puerta con el que me cruzo cada mañana y del que nada sé, salvo su nombre y poco más… De Portugal creo saber que casi todo huele a mar, que lo atraviesan grandes ríos, que su voz suena dulce y que sus cantares se escuchan nostálgicos, llenos de melancolía.

Vista de Fortaleza, Valença de Minho ( Portugal) / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Fortaleza, Valença de Minho ( Portugal) / Foto: Ana B. González Carballal

Portugal es el país por el que algún día me gustaría perderme. Lisboa, una de mis capitales europeas pendientes.

Mientras tanto me conformo con haber visitado Fortaleza, una pequeña localidad portuguesa situada al Norte del país, en la ribera del río Miño.

Fue una visita muy breve. No hubo olor a mar, ni fados… Pero sí hubo ríos y voces lejanas que escondían su acento original para hacerse entender en un agradable “portuñol”. Fué cruzar el río Miño y sentir que estaba allí, en el país vecino que tanto ansío conocer. Fue un encuentro en ascensor con ese vecino. Fue poco más que un hola y adiós. Fue un sincero hasta muy pronto.

Tiendas en las calles de Fortaleza (Portugal) / Foto: Ana B. González Carballal

Tiendas en las calles de Valença do Minho (Portugal) / Foto: Ana B. González Carballal

Nada más dejar atrás Galicia llegamos a Valença do Minho. Esta localidad portuguesa es famosa por contar con una zona completamente fortificada, Fortaleza. A ésta se puede acceder en coche pero las calles son empedradas y estrechas, lo mejor es pasearlas, a poder ser, con un zapato cómodo. Hay varias puertas de entrada al recinto fortificado. Para acceder por una de ellas hay que pasar por un puente que deja a ambos lados una vista espectacular de un gran foso. Dentro del recinto nos encontramos con una pequeña villa llena de callejuelas estrechas, turistas paseantes y tiendas que invaden con su mercancía las fachadas de los edificios.

Vista de Tuy (Galicia) desde Fortaleza (Portugal) / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Tuy (Galicia) desde Valença do Minho (Portugal) / Foto: Ana B. González Carballal

Es inevitable no pararse. El mito de las toallas se hace realidad. Las hay por todas partes. De todos los colores, de todos los tamaños, de todos los tipos,¡ incluso al peso! Sí, estamos en Portugal y, sí, parece que la gente sigue viniendo aquí a comprar toallas. ¡No es ficción, es realidad! La verdad es que no están mal de precio, me quedé con ganas de llevarme unas cuantas pero… ¡ya tengo excusa para volver!

Aquí se vende de todo, sábanas, toallas, paños de cocina, manteles, ropa, pijamas, zapatos… uno entra en una especie de “calles-pasadizos” en los que parece inevitable pararse a mirar… cuesta no hacerlo.

Pero entre tanta compra-venta hay algo más. Hay iglesias, hay piedras, hay balcones y, sobre todo, hay vistas. Unas vistas sobre el río Miño que merecen mucho la pena. Al fondo, se divisa Tui, ciudad gallega coronada con una catedral gótica. Más al fondo, verde, montes, azul, agua, blanco, cielo. La ciudad está situada en un lugar completamente estratégico de ahí su histórica fortificación, de ahí sus vistas.

11 comentarios

Archivado bajo Galicia, Portugal