Archivo de la etiqueta: torres gemelas

El vacío del World Trade Center

Si le perguntáramos a cualquiera qué estaba haciendo el 11 de septiembre de 2001 a media mañana probablemente nos diría que no se acuerda… pero si lo que le decimos es “¿qué estabas haciendo cuando se produjo el ataque terrorista de las Torres Gemelas?” entonces, en este caso, estoy casi segura de que respondería sin pensárselo dos veces. Apenas tendría que hacer esfuerzos por recordar.

Portada New York Times 11S

Portada del New York Times del 12 de septiembre de 2001, tras los atentados terroristas a las Torres Gemelas.

Todos recordamos lo que estábamos haciendo aquel día cuando, de una forma u otra, nos enteramos de lo que estaba ocurriendo al otro lado del Atlántico. Yo salía de un examen de inglés, estaba en Madrid, volvía a casa y, de pronto, me llegó un mensaje al móvil. Un amigo me informaba de la noticia, él mismo decía que no se lo podía creer, que pusiera la tele. En cuanto llegué a casa fue lo primero que hice y, entonces, lo vi. Lo vi pero… no me lo podía creer. ¿Aquello era real? Pues sí, por desgracia lo era. Ni siquiera los presentadores podían llegar a creerse lo que estaban viendo en directo… una torre en llamas y, al poco tiempo, la otra era atravesada por otro avión. Gritos, humo, gente corriendo, desesperada… policía, bomberos, sirenas… terror, pánico, sinsentido… barbarie. Quien nos iba a decir que, tres años después, algo similar nos iba a dejar marcados para siempre también aquí, en Madrid.

World Trade Center

El hueco del World Trade Center, lo que hoy ya se conoce como la Zona Cero, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Marcados porque, vivas o no de cerca un atentado terrorista como cualquiera de estos, es más que probable que no te olvides nunca de lo que ocurría aquel día “cualquiera” en tu vida. Alguna vez leí, que esto, psicológicamente, funciona así. No sé si tiene un nombre  pero lo que sí sé es que nuestra memoria

Zona Cero

La Zona Cero actualmente, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 tiene límites, no es un disco duro infinito, pero siempre hay un hueco reservado para recordar aquellas vivencias marcadas por algún hecho especial, bien sea negativo o positivo. Uno no suele olvidarse de lo que estaba haciendo cuando recibe la noticia de que ha tenido un hijo, un sobrino… o cuando, por desgracia, se entera de la muerte de un ser querido. Esos recuerdos quedan grabados ahí, en la memoria, para siempre. Y no es necesario que ese hecho especial nos afecte directamente a nosotros, cualquier catástrofe, atentado o hecho noticioso lo suficientemente traumático nos dejará marcados para siempre.

Zona Cero

Placa conmemorativa en homenaje a los bomberos fallecidos el 11S situada en una estación muy cercana a la Zona Cero, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Yo no he olvidado todavía lo que estaba haciendo aquel 11 de septiembre de 2001. Tampoco he olvidado lo que estaba haciendo el 11 de marzo de 2004. De ambos días guardo imágenes que me gustaría no haber visto nunca y recuerdos banales que persistirán en mi memoria hasta el final de mis días. Por eso, cuando, durante mi visita a Nueva York, pasé por el World Trade Center, no pude evitar recordar y sentir. Algo se te remueve dentro cuando estás allí, miras y no hay nada. Lo que un día fue el centro financiero mundial son hoy metros cuadrados de vacío. Las gruas son el único “ser vivo” que asoma tras las vallas que ocultan esa nada, ese vacío, esa muerte. Uno está allí y no termina de creérselo, resulta increible pensar que un día 11 de septiembre allí ocurriese lo que ocurrió. La realidad, sin duda, superó a la más terrible de las ficciones.

2 comentarios

Archivado bajo Nueva York