Archivo de la etiqueta: rascacielos

Greenmarkets en Nueva York

La calles de Nueva York guardan un gran secreto. Entre tanto rascacielos, tanto tráfico y tanto ir y venir de gente que camina a toda prisa se descubren unos pequeños puestos llenos de color en los que parece que el tiempo se para. Uno se pregunta si sigue allí, en Manhattan, o ha sido teletransportado a otro lugar…

Green Market en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Greenmarket en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

De repente, el gris de los edificios cede su protagonismo a los verdes, rojos, naranjas y amarillos. Formas perfectas y cálidas sobresalen en un entorno colmado de cemento. Son los Greenmarkets o Farmer’s Markets. Aquí los neoyorquinos hacen un paréntesis, le ponen el freno a su ajetreada vida y apuestan por una comida más ecológica y orgánica. Atrás queda la comida rápida, parece que, ahora, lo que se lleva en la ciudad es lo sano, lo verde…

Neoyorquinos de compras en un Greenmarket de Mahattan / Foto: Ana B. González Carballal

Neoyorquinos de compras en un Greenmarket de Manhattan / Foto: Ana B. González Carballal

Los productos de la huerta invaden calles y avenidas. Los granjeros de los alrededores llevan sus frutas y hortalizas directamente al consumidor final. Se rompe la cadena. De la granja al cliente sin pasar por el supermercado. Y parece que funciona. Hay mercados de este tipo por un montón de calles de Manhattan, 46 en todo Nueva York.

Puesto de frambuesas y otras frutas en un Greenmarket en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Puesto de frambuesas y otras frutas en un Greenmarket en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Lo ecológico se impone y, lo bueno, es que lo hace a un precio razonable. Aquí se puede hasta regatear, bueno casi. No se regatea pero los precios son variables, cambian en función de la oferta y la demanda. Parece que esta opción se impone cada vez más a la de los grandes supermercados. Los puestos están a pie de calle, son muy accesibles y, la verdad, todos los productos tienen una pinta exquisita. Es difícil no pararse ante uno de ellos.

Aquí no compran sólo los neoyorquinos de a pie, estos pequeños puestos también atraen a importantes chefs de la ciudad. Por lo visto, son ya muchos de estos grandes profesionales de la cocina los que optan por surtirse en este tipo de mercados. Aquí podéis ver a uno de estos famosos chef de compras por uno de estos mercados, el de Union Square.

Ya sabéis, en vuestra visita a Nueva York no puede faltar un paseo por uno de estos mercados “verdes”. Aquí van unas webs en las que podéis encontrar más información:

http://www.cenyc.org/greenmarket

http://www.nyfarmersmarket.com/

http://www.ny.com/dining/green.html

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Nueva York

El Chrysler, la Grand Central Station y la sede de la ONU

Nueva York es una de esas ciudades en las que te puedes entretener tan solo mirando hacia arriba. Sus edificios no dejan indiferente a nadie. Ya he hablado aquí de algunos de los más famosos, el Empire State Building, el Rockefeller Center y el Flatiron. Hoy quiero hacerle un hueco a otros tres que también son conocidos por medio mundo.

La parte alta del edificio Chrysler, Mahattan, Nueva York / Foto: Ana Belén González Carballal

La parte alta del edificio Chrysler, Mahattan, Nueva York / Foto: Ana Belén González Carballal

El primero de ellos es el edificio Chrysler. Mide 319 metros y está situado en el lado Este de Manhattan, en la intersección de la calle 42 y la Avenida Lexington. Fue construido originalmente por la corporación Chrysler, pero el edificio es, actualmente, copropiedad de TMW Real Estate y Tishman Speyer Properties. Se inauguró en 1930 y disfrutó de ser el rasacielos más alto del mundo hasta que, en menos de un año, se le puso por delante el Empire State.

La pérdida de este primer puesto no le impidió convertirse en uno de los

Reflejo del edificio Chrysler al fondo y la Grand Central Station en primer término, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Reflejo del edificio Chrysler al fondo y la Grand Central Station en primer término, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 edificios preferidos de los neoyorquinos. Quizá su peculiar revestimiento le llevó a hacerse con este galardón. Este ejemplo de estilo arquitectónico Art Deco cuenta con una ornamentación muy peculiar en su parte superior. Por lo visto, la decoración de la torre está basada en los tapacubos usados, por los años 30,  en los automóviles Chrysler.

Muy cerca de este edificio se encuentra otro lugar mítico de la ciudad de Nueva York. La Grand Central Station o Gran Estación Central. Se construyó en 1913 y es, desde entonces, la estación de trenes más grande del mundo.

Interior de la Gran Central Station, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Interior de la Gran Central Station, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Impresiona desde fuera por su fachada clásica entre tanto rascacielos. Desde dentro, imponen sus dimensiones y su ir y venir de gentes. Un gran vestíbulo, coronado por un techo abovedado del que cuelga una gran bandera estadounidense, se convierte en un escenario por el que pasan, cada día, más de 100.000 pasajeros. Como curiosidad, parece ser que, de ellos, más de 2.000 al año se deján aquí olvidado su abrigo. Éste es el artículo que más se pierde en la estación.

Sede de la ONU en Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Sede de la ONU en Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Si caminamos por la calle 42 dirección Este y llegamos hasta el East River nos encontraremos con otro de los edificios más conocidos de la ciudad, la sede de las Naciones Unidas. Lo más llamativo de este edificio, construído en 1950, es que, aunque se encuentra en la ciudad de Nueva York, el territorio que ocupa está considerado territorio internacional. Parece ser que los periodistas que informan desde aquí no deben utilizar Nueva York como identificación del lugar donde se encuentran en reconocimiento de este estatus de extraterritorialidad. ¡Ya me fijaré a partir de ahora en los informativos! Y, para terminar, otro detalle. Por lo visto, por motivos de seguridad todo el correo que llega a este edificio es esterilizado.

3 comentarios

Archivado bajo Nueva York

En barco a la Estatua de la Libertad

Es otro de los lugares míticos de la ciudad de Nueva York. Se encuentra al sur de Manhattan, en Liberty Island, la isla de la Libertad. Durante años, fue la encargada de dar la bienvenida a aquellos que cruzaban el Atlántico y llegaban al continente americano. Es la Estatua de la Libertad.

Estatua de la Libertad, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Estatua de la Libertad, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Lleva situada en la desembocadura del río Hudson desde que, en 1886, los franceses se la regalasen a los estadounidenses con el fin de reafirmar la amistad entre las dos naciones y conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. En la actualidad está considerada Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para llegar a ella hay que coger un transbordador en la zona de Battery Park, al sur de Manhattan. Hay que pasar unos cuantos controles, como en

Turistas en el transbordador con destino a Liberty Island, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Turistas en el transbordador con destino a Liberty Island, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 el aeropuerto, hacer unas cuantas colas (van rápido) y listo. Ya estás en el barco… ¡rodeado de turistas! Te afanas en coger asiento en la cubierta pero… no vale de nada. En cuanto el barco comienza a moverse todo el mundo se levanta para hacer fotos y ver el paisaje. A un lado, vas dejando atrás el skyline de la ciudad, al otro, te vas acercando cada más a la estatua. Fotos, fotos, fotos y más fotos…

Vista de Manhattan desde Liberty Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Manhattan desde Liberty Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Llegas a Liberty Island y comienza el paseo alrededor de la famosa estatua. Existe la opción de entrar dentro pero no os puedo hablar de la experiencia porque nuestra entrada incluía sólo el acceso a la isla. En mi opinión, es más que suficiente. Lo que más me gustó de este lugar fue la vista que, desde allí, se

Museo del Centro de Atención a los Inmigrantes en Ellis Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Museo del Centro de Atención a los Inmigrantes en Ellis Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 tiene de Manhattan. Preciosa… La estatua pues… más que impresionar, conmueve. Estás ahí, al lado de un monumento que se ha convertido en un símbolo mundial. Hay replicas por todas partes y tú estás ahí, a su lado. La has visto en un montón de películas y tú estás ahí… a su lado. La Estatua de la Libertad enternece, sobre todo si uno se pone a pensar en toda la historia que ha pasado por delante de sus ojos.

Nuestro tour continuaba en barco hasta otra isla cercana, Ellis Island. Aquí se encuentra, en forma de museo, el que fue el mayor centro de inmigración del país. Por esta isla pasaron aproximadamente doce millones de personas entre 1892 y 1924. En el interior del edificio se pueden ver más de dos mil objetos que incluyen pasaportes, joyería, herramientas, artículos religiosos o vestimentas, entre otras cosas. Tras esta visita el transbordador te lleva ya de vuelta a Battery Park, al mismo punto de partida.

2 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Empire State Building: colas y luces

Uno no se puede ir de Nueva York sin hacer dos cosas, una es subir a lo alto de un rascacielos de día, la otra, hacer lo mismo pero de noche, en concreto, al atardecer. Nosotros elegimos el Empire State Building para esta última opción que se convirtió en toda una aventura.

Empire State Building, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Empire State Building, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Este edificio es, desde la caída de las Torres Gemelas en 2001, el más alto de Nueva York. Su construcción se remonta a los años 30, oficialmente se inauguró el 1 de mayo de 1931. Su apertura coincidió de lleno con la Gran Depresión en Estados Unidos, la famosa crisis del 29 provocó que las oficinas del edificio se quedaran vacías durante años. No había inquilinos ni empresarios dispuestos a invertir en el Empire, es por esto que comenzó a escucharse un nuevo nombre para el edificio, el Empty State Building, el “Vacío” State Building. La cosa cambió en los años 50 cuando una gran empresa inmobiliaria de Manhattan decidió hacerse con el edificio por una cifra record, 51 millones de dólares.

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El Empire State Building guarda más cifras sorprendentes. Tiene 443 metros de altura, 6.500 ventanas, 73 ascensores, 113 kilómetros de cañerías, 760.000 metros de cable eléctrico y cerca de 9.000 grifos. Por otro lado, unos 21.ooo empleados trabajan cada día en el edificio, convirtiéndolo en el centro de oficinas más importante de Estados Unidos después del Pentágono. Pero a este edificio acceden, cada día, no sólo los que allí trabajan. Miles de turistas suben, en menos de un minuto por ascensor, a la plataforma de observación del piso 86.

Vista del edificio Chrysler desde el Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista del edificio Chrysler desde el Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La subida en ascensor es breve, muy breve. Pero antes, hay que advertirlo, hay que hacer las colas más largas que se hacen para acceder a cualquier punto turístico de la ciudad. Aun así, por supuesto, merece la pena. Y eso que, el mirador, al menos a esta hora, al anochecer, está repleto. Hay que hacer cola también para buscar un hueco desde el que observar la ciudad… un poco decepcionante, la verdad, pero claro, en cuanto lo encuentras, la vista impresiona tanto que te olvidas de las colas y la gente. Vuelvo a repetirlo, merece la pena. De nuevo, como en el Top of the Rock, te vuelves loco porque quieres hacer mil fotos pero lo mejor llega cuando dejas la cámara a un lado y te concentras en mirar a tu alrededor. Es fascinante. Luces por todas partes, esta ciudad no duerme, es una lámpara gigante.

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

En la planta 102 hay otro mirador, para acceder hay que pagar una cantidad adicional, no os puedo decir si merece la pena porque nosotros nos quedamos en la planta 86. Lo que sí hicimos, en la planta segunda y porque estaba incluido en nuestra entrada con el New York Pass (hablaré de él en otro post)  fue entrar al Skyride, está en la planta segunda y es un simulador de viaje en helicóptero por la ciudad. Está bien, te ríes y disfrutas de las vistas ahorrándote lo que te costaría el viaje en helicóptero real pero, porque estaba incluido en la entrada, si no, no pagaría por ello. Pero volvamos a la planta 86… ¡la aventura está a punto de comenzar!

Hacíamos cola para bajar, ya habíamos disfrutado de las vistas y estábamos ansiosos por ir a comer algo. La cola no avanza… es raro porque aquí suelen ir bastante rápido, pasan los minutos y nada, quietos.

El Empire State Building iluminado entre la niebla, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El Empire State Building iluminado entre la niebla, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La gente empieza a inquietarse, la cola sigue sin moverse, llevamos casi media hora en el mismo sitio. Llegan los rumores… hay algún tipo de problema con los ascensores… ¡noooo! pongo la oreja y me entero de que lo que ocurre es que hay un problema con una cañería en no sé que piso y esto ha afectado a los ascensores. Están intentando solucionar el problema. ¡También es mala suerte! Nos toca esperar y esperar… finalmente nos van “evacuando” poco a poco, por grupos por las escaleras de incendios, de emergencias. ¡Increible! Tenemos que bajar andando desde la planta 80

Accediendo a las escaleras de incendios de la planta 80 del Empire State Building / Foto: Julián González

Accediendo a las escaleras de emergencia de la planta 80 del Empire State Building / Foto: Julián González

 hasta las 67. La cosa va despacio, con paradas incluidas entre una planta y otra en medio de las escaleras, un poco agobiante para claustrofóbicos o neuróticos, divertido y emocionante para aventureros. ¡Yo no me reí mucho porque soy más bien de lo primero! Pero ahora, desde casa, sana y salva, sí que me río. !En aquel momento sólo quería salir de allí lo antes posible! Llegamos a la planta 67 y allí teníamos que ir en busca de unos ascensores que no estaban afectados por la avería. Esos ya nos llevaban hasta la planta de la salida. Fin de la aventura en un edificio mítico de Nueva York que, cada día, ilumina su parte alta de una forma diferente con el fin de conmemorar distintas celebraciones.

 

Más información:

http://www.esbnyc.com/index2.cfm

3 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Top of the Rock: las mejores vistas

Te subes a un avión, dejas que pasen casi 9 horas y, de pronto, aterrizas al otro lado del Atlántico. A pesar del tiempo del viaje, cuesta hacerse a la idea de que te encuentras en otro continente, a 6.000 kilómetros de casa. Tardas mucho, pero es poco más de lo que te lleva ir en autobús desde Madrid hasta Coruña, Cádiz o Barcelona, por poner un ejemplo. En ese mismo tiempo dejas atrás muchos más kilómetros y al cerebro le cuesta asimilarlo, al menos al mío.

Edificio Rockefeller Center en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Edificio Rockefeller Center en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Es por este motivo que, hasta que no llevaba unas 24 horas en Manhattan, no fui realmente consciente de que estaba allí, en Nueva York. Aterrizas, llegas al hotel, das los primeros paseos por la ciudad, miras aquí y allá pero… no te lo acabas de creer. Hay taxis amarillos, sí… estoy en Nueva York. ¡Anda mira, banderas yanquis!, sí… estoy en Estados Unidos… ¡Uy, qué altos son aquí los edificios!sí… estoy en Manhattan… pero, la verdad, yo no “aterricé” en Nueva York hasta que tuve una visión glogal del lugar en el que me encontraba. No me creí que estaba allí hasta que subí a lo alto del Top of the Rock y abrí los ojos.

Se construyó entre 1929 y 1940. Es uno de los edificios más famosos de la ciudad. Es el Rockefeller Center, algo más que un rascacielos. Sus impulsores, los magnates del petroleo John D. Rockefeller y, posteriormente, su hijo, querían construir un gran edifiico que se convirtiese en un gran centro comercial y de ocio. Se puede decir que lo consiguieron.

El Radio City Music Hall en el Rockefeller Center, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El Radio City Music Hall en el Rockefeller Center, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Hoy en día, este edificio engloba un poco de todo. Aquí se encuentran los estudios de televisión de la NBC, también el famoso teatro Radio City Music Hall. En invierno, el edificio alberga la pista de hielo que tanto hemos visto en las películas que tienen como escenario Nueva York. Además, el Rockefeller Center también es muy conocido por la gente de todo el mundo porque aquí, en este edificio, es donde se coloca el gran árbol de Navidad que da la bienvenida a esta época del año.

Vista de Central Park desde el Top of the Rock, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Central Park desde el Top of the Rock, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El Top of the Rock no es más que la parte alta de este edificio. A los turistas se nos permite subir a la planta 70 y, una vez allí, se puede acceder a tres miradores distintos. Los dos primeros tienen mamparas de cristal pero el último, el más alto de todos, no y, este punto, se convierte en el mejor lugar para hacer fotos.

Vista del Empire State desde el Top of the Rock, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista del Empire State desde el Top of the Rock, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Aquí, en la planta 70 del Top of the Rock las vistas son impresionantes. Es fácil describir lo que uno ve pero cuesta encontrar palabras para describir lo que uno siente aquí arriba. Yo, en este punto, fue donde sentí y asimilé que estaba allí, en Manhattan, en Nueva York. Abres los ojos y, en un golpe de vista, lo ves todo. Al norte, Central Park rodeado de edificios por ambos lados… al el sur, el Empire State se alza entre multitud de rascacielos que se extienden hasta la zona de Wall Street, al sur de la isla. A los lados, los dos ríos que rodean la isla, el Houdson y el East River. En el cielo, por todas partes, decenas de aviones sobrevuelan la ciudad.

La única recomendación que os hago desde aquí es que si tenéis la oportundiad de visitar estos miradores no la desaprovechéis, merece muchísimo la pena. Haced todas las fotos que queráis pero no dejéis de disfrutar de la vista… dejando la cámara a un lado.

Más información aquí:

http://www.topoftherocknyc.com/welcome/default.aspx

1 comentario

Archivado bajo Nueva York

New York, New York

Tráfico, sirenas, taxis amarillos.

Cookies, muffins, manos sujetando cafés.

Preztels, bagels… cruzas la calle… hot dogs, perritos calientes…

La Gran Manzana no huele a fruta…

Lujo, miseria… todo en la misma avenida.

Turistas, hispanos, neoyorquinos, americanos…

Es la ciudad de todos. Es la ciudad de nadie. Es Nueva York.

La primera vez que vas, la ves. La segunda, intuyo que la vives.

 Bienvenidos a la CITY.

NY

Taxis, banderas, grandes edificios y, a la derecha, los típicos puestos de perritos calientes y bagels, en algún lugar de Manhattan. / Foto: Ana B. González Carballal

Es la ciudad por excelencia y, la verdad, se tiene bien merecido el título. Tiene grandes edificios, grandes calles y una población que supera los 8 millones de habitantes. Son cinco distritos: Brooklyn, Queens, Bronx, Staten Island y Manhattan. Éste último, no es el más poblado pero sí el más visitado por los turistas y el más importante por todo lo que alberga.

Nueva York es, entre otras muchas cosas, inabarcable. Cuando crees que lo has visto todo, descubres más y más y más… Lo bueno, es que no es más de lo mismo.

Vista de Manhattan desde Liberty Island / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Manhattan desde Liberty Island / Foto: Ana B. González Carballal

Dentro de esta gran ciudad hay microciudades, y no hablo de los distritos. En Manhattan, a tan sólo un par de avenidas de distancia te puedes encontrar con dos mundos completamente distintos. Es el caso de Chinatown y el Soho. Solamente unos cuantos pasos separan el bullicio, el colorido y el barroquismo del barrio chino de la sofisticación y el minimalismo de las elegantes calles del Soho.

Nueva York es tanto que nunca aburre, es tanto, que simpre te deja con ganas de más. Es tanto, que cuanto más ves, más sientes que no has visto, que te falta mucho por descubrir.

En los próximos días, trataré de contaros qué es lo que yo vi… pero para llegar allí, al menos desde España, ¡hay que volar! Así que empecemos por el principio, próximo post: Bienvenidos a Continental Airlines. 😉

2 comentarios

Archivado bajo Nueva York