Archivo de la etiqueta: miedo

Cáceres: nido de cigüeñas

No hace mucho me fuí a pasar un fin de semana a Extremadura con unos amigos. Estuvimos en Cáceres pasando la tarde y la noche del sábado. No había estado antes y, la verdad, llevaba tiempo queriendo visitar esta pequeña ciudad extremeña. Me habían comentado que tenía un casco antiguo precioso y tenía curiosidad por verlo.

Vista desde la Torre de Bujaco, Cáceres / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde la Torre de Bujaco, Cáceres / Foto: Ana B. González Carballal

Paseamos por la ciudad de hoy hasta llegar a la Plaza Mayor, allí accedimos a la zona vieja atravesando el Arco de de la Estrella. Decidimos subir a la Torre de Bujaco. Buena opción porque, desde allí, las vistas son preciosas. Piedra, musgo, verde, mucho verde que se cuela entre torres y tejados de iglesias, conventos y palacios.

Cigüeñas en su nido, Cáceres / Foto: Ana B. González Carballal

Cigüeñas en su nido, Cáceres / Foto: Ana B. González Carballal

Pero hay más, los tejados, cubiertos ese día por un cielo gris que amenazaba lluvia, tormenta de verano, albergaban montones de nidos de cigüeñas. Había cigüeñas por todas partes. Son, sin lugar a dudas, las dueñas del casco antiguo de la ciudad. Por las calles empedradas del Barrio Monumental parece que sólo respirasen estas aves zancudas y los turistas.  No hay más vida. Sólo la que genera la imaginación de cada uno cuando recorre cada recoveco, cada rincón. El casco antiguo de Cáceres se mantiene intacto. No hay comercios, no hay tiendas, tan sólo algún que otro restaurante integrado perfectamente en los patios y bajos de algún palacete o viejo edificio.

Tres monjas caminando por el Barrio Monumental de Cáceres / Foto: Ana B. González Carballal

Tres monjas caminando por el Barrio Monumental de Cáceres / Foto: Ana B. González Carballal

La piedra te envuelve. Todo adquiere un aire mágico. Las calles son silenciosas, solitarias. El rechinar de los picos de las cigüeñas es la única banda sonora que se deja oir al caminar por este lugar. Hacerlo cuando se pone el sol es uno de los mejores momentos, a poder ser, sin planos que te guien. Perderse por las callejuelas puede convertirse en toda una aventura. Si uno va solo, puede sentir hasta miedo. Es un viaje al silencio de otros siglos.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cáceres

Hello world!

Pues sí, lo primero que quiero decir es hola al mundo, hola a todos aquellos que lleguéis a este blog, bien por casualidad o bien porque yo os lo haya pedido. Gracias por estar ahí. Es mi primera experiencia como bloguera en la red y, como en todas las primeras veces, siento una mezcla de miedo y emoción. Miedo a no ser capaz de hacer bien lo que quiero hacer… y emoción porque después de varios meses mirándome el ombligo, por fin, he decidido mirar también hacia afuera. Y digo mirar y no ver, porque no es lo mismo. Se ve de forma espontánea, sin más, pero se mira con atención y reflexionando después. Y eso es lo que yo quiero hacer aquí: reflexionar, divagar, escribir sobre lo que miro, sobre lo que descubro al mirar.

Me ha costado varios meses ver la luz al final del túnel pero, por fin, he resuelto la ecuación y, tras despejar varias incógnitas, ya tengo la solución. Si temes algo has de enfrentarte lo antes posible a ello, de nada vale darle vueltas y vueltas a la cabeza. Así que, por una vez, tendré que arrepentirme de haberlo hecho y no de lo contrario.

Soy una de esos 4 millones de personas afectadas por la dichosa crisis, parada y no con gusto, porque me encantaba mi trabajo y, cada día, sigo buscando y buscando… pero, la verdad, parece más fácil resultar premiado en la lotería que encontrar un trabajo digno a día de hoy.  Ya me estoy empezando a plantear la compra de un boleto semanal a ver si hay suerte… y, de paso, si me toca, hago lo que más me gusta, viajar.

En parte, creo que ha sido mi último viaje el que me ha dado ánimos para abrir este blog. Viajar te abre la mente, te abre los ojos, te hace mirar hacia afuera… mirarse a uno mismo todo el rato es agotador e insano, por eso, desde hoy, me apunto a descubrir el mundo con vosotros.

3 comentarios

Archivado bajo Personal