Archivo de la etiqueta: historia

En barco a la Estatua de la Libertad

Es otro de los lugares míticos de la ciudad de Nueva York. Se encuentra al sur de Manhattan, en Liberty Island, la isla de la Libertad. Durante años, fue la encargada de dar la bienvenida a aquellos que cruzaban el Atlántico y llegaban al continente americano. Es la Estatua de la Libertad.

Estatua de la Libertad, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Estatua de la Libertad, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Lleva situada en la desembocadura del río Hudson desde que, en 1886, los franceses se la regalasen a los estadounidenses con el fin de reafirmar la amistad entre las dos naciones y conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. En la actualidad está considerada Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para llegar a ella hay que coger un transbordador en la zona de Battery Park, al sur de Manhattan. Hay que pasar unos cuantos controles, como en

Turistas en el transbordador con destino a Liberty Island, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Turistas en el transbordador con destino a Liberty Island, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 el aeropuerto, hacer unas cuantas colas (van rápido) y listo. Ya estás en el barco… ¡rodeado de turistas! Te afanas en coger asiento en la cubierta pero… no vale de nada. En cuanto el barco comienza a moverse todo el mundo se levanta para hacer fotos y ver el paisaje. A un lado, vas dejando atrás el skyline de la ciudad, al otro, te vas acercando cada más a la estatua. Fotos, fotos, fotos y más fotos…

Vista de Manhattan desde Liberty Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Manhattan desde Liberty Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Llegas a Liberty Island y comienza el paseo alrededor de la famosa estatua. Existe la opción de entrar dentro pero no os puedo hablar de la experiencia porque nuestra entrada incluía sólo el acceso a la isla. En mi opinión, es más que suficiente. Lo que más me gustó de este lugar fue la vista que, desde allí, se

Museo del Centro de Atención a los Inmigrantes en Ellis Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Museo del Centro de Atención a los Inmigrantes en Ellis Island, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 tiene de Manhattan. Preciosa… La estatua pues… más que impresionar, conmueve. Estás ahí, al lado de un monumento que se ha convertido en un símbolo mundial. Hay replicas por todas partes y tú estás ahí, a su lado. La has visto en un montón de películas y tú estás ahí… a su lado. La Estatua de la Libertad enternece, sobre todo si uno se pone a pensar en toda la historia que ha pasado por delante de sus ojos.

Nuestro tour continuaba en barco hasta otra isla cercana, Ellis Island. Aquí se encuentra, en forma de museo, el que fue el mayor centro de inmigración del país. Por esta isla pasaron aproximadamente doce millones de personas entre 1892 y 1924. En el interior del edificio se pueden ver más de dos mil objetos que incluyen pasaportes, joyería, herramientas, artículos religiosos o vestimentas, entre otras cosas. Tras esta visita el transbordador te lleva ya de vuelta a Battery Park, al mismo punto de partida.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Nueva York

El cabo de Trafalgar

El viaje por las costas gaditanas nos reservaba más sorpresas. Abandonamos Conil con rumbo a Tarifa pero sin saber lo que nos depararía el día. No llevábamos mucho tiempo conduciendo y ya hicimos la primera parada. Una señal indicaba el cabo de Trafalgar, optamos por desviarnos y acercanos a verlo. Al llegar allí, nuestra sorpresa fue encontrarnos con una playa paradisíaca. Habíamos llegado, sin darnos cuenta, a una de las playas de los Caños de Meca. El pueblo se veía al fondo.

Playa de la Marisucia, al fondo el faro de Trafalgar / Foto: Ana B. González Carballal

Playa de Marisucia, al fondo el faro de Trafalgar / Foto: Ana B. González Carballal

Lo primero que hicimos fue pasear hasta llegar al faro. Allí descubrimos los restos de una torre de vigilancia que los árabes construyeron en el siglo IX. Por lo visto, a principios del siglo XIX, esta torre fue parcialmente derrumbada para construir el actual faro con sus restos. Pero en este punto del mapa hay más pasado. Cuando uno está allí, disfrutando del actual paisaje, no puede evitar pensar que está en el escenario donde tuvo lugar la famosa batalla de Trafalgar. Aquí, en 1805, se enfrentaros las tropas franco-españolas contra los ingleses. El resultado, la victoria de éstos últimos, la muerte de cientos de personas y el hundimiento de decenas de barcos que, aún hoy, permanecen bajo las frías aguas del Atlántico.

Playa de la Marisucia, al fondo África / Foto: Ana B. González Carballal

Playa de Marisucia, al fondo África / Foto: Ana B. González Carballal

Ya de vuelta, investigando sobre este lugar, he descubierto que en la época romana, donde hoy se levanta el faro, existía un templo dedicado al dios Juno. Había hasta un altar para los sacrificios en su honor. Y lo más sorprendente, algunos submarinistas dicen haber visto el templo sumergido en las aguas del cabo.

Tras este paseo por la historia de Trafalgar el día invitaba a darse un baño. Paseamos dejando atrás una zona de pequeñas calas hasta llegar a la playa paradisíaca. Es la playa de Marisucia. El agua es transparente y está tranquila, hay un montón de conchas y pequeñas piedras en la orilla. En el horizonte, el Atlántico y la silueta de África a lo lejos. Una maravilla. Un remanso de paz.

2 comentarios

Archivado bajo Cádiz