Archivo de la etiqueta: Gente

En bici por Manhattan

Una de las mejores experiencias del viaje a Nueva York fue, sin duda, la de perdernos por la ciudad subidos a una bicicleta. Es curioso pero… ¡te sientes menos turista y más neoyorquino!

Bike and Roll en Battery Park, servico de alquiler de bicicletas, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Bike and Roll en Battery Park, servico de alquiler de bicicletas, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El New York Pass nos permitió alquilar bicicletas gratis un día durante 4 horas. Estábamos en Battery Park y decidimos que era el momento. Al fondo se divisaba el puente de Brooklyn, ese sería nuestro destino. Había que cruzar el puente.

Por esta misma zona estaba el puesto de alquiler de bicis “Bike and Roll”. Nos acercamos, enseñamos el New York Pass y listo. Tan solo hizo falta dejar una cantidad de fianza mediante la tarjeta de crédito y ya pudimos elegir bici y ponernos en marcha. Esta cantidad te la devuelven una vez traes de vuelta la bicicleta.

En bici por Battery Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Julián González

En bici por Battery Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Julián González

El paseo comenzó bordeando el río Hudson, luego atravesamos un pequeño parque y enseguida llegamos a la zona del East River. Estábamos al sur de Manhattan y nuestra misión era llegar a Brooklyn. Parecía que el puente estaba al lado pero… para acceder a él fue necesario adentrarse por un barrio muy pero muy pintoresco: ¡Chinatown!

En bici por Chinatown, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

En bici por Chinatown, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

Todavía no lo habíamos visitado antes así que fue toda una aventura verlo por primera vez desde la bici. De pronto, paracía que, en vez de en Nueva York, estábamos en Pekín, ¡en vez de en Estados Unidos, nos veíamos en China! Calles llenas de gente, de chinos claro… colores y olores por todas partes, carteles escritos en chino decorando todas las fachadas, arroz, tallarines, coches, ruido, ajetreo… Las calles de Chinatown estaban repletas, ¡menudo ambientazo!

Vista desde el puente de Brooklyn, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde el puente de Brooklyn, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La verdad es que había carril bici y fue todo muy divertido pero el problema es que, a veces, el carril bici era compartido, esto quiere decir que coches y bicis van por el mismo sitio… ¡toda una aventura para unos ciclistas ocasionales como nosotros!

Después de dejar atrás el barrio chino no tardamos

En el paseo que bordea el East River, al fondo el puente de Brooklyn, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

En el paseo que bordea el East River, al fondo el puente de Brooklyn, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 mucho en llegar al famoso puente de Brooklyn. Aquí hay una buena subidita, ¡llegamos a la mitad del puente agotados! Decidimos parar a descansar un poco y sacar unas fotos. Las vistas, impresionantes.

Decidimos dejar la visita a Brooklyn para otro día. Dimos la vuelta y nos perdimos de nuevo por Chinatown, luego atravesamos Tribeca, un barrio muy chic, con un montón de cafés y tiendas selectas. Por fin, divisamos el Hudson y recorrimos, de nuevo, un paseo precioso que recorría toda la orilla del río. A media tarde entregamos las bicis de vuelta. El paseo, sin lugar a dudas, mereció muuuucho la pena. Si vais a Nueva York no lo dudéis ¡alquilad una bici, las cosas se ven de otra manera!

Más info:

http://www.bikeandroll.com/newyork/

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Nueva York

El Chrysler, la Grand Central Station y la sede de la ONU

Nueva York es una de esas ciudades en las que te puedes entretener tan solo mirando hacia arriba. Sus edificios no dejan indiferente a nadie. Ya he hablado aquí de algunos de los más famosos, el Empire State Building, el Rockefeller Center y el Flatiron. Hoy quiero hacerle un hueco a otros tres que también son conocidos por medio mundo.

La parte alta del edificio Chrysler, Mahattan, Nueva York / Foto: Ana Belén González Carballal

La parte alta del edificio Chrysler, Mahattan, Nueva York / Foto: Ana Belén González Carballal

El primero de ellos es el edificio Chrysler. Mide 319 metros y está situado en el lado Este de Manhattan, en la intersección de la calle 42 y la Avenida Lexington. Fue construido originalmente por la corporación Chrysler, pero el edificio es, actualmente, copropiedad de TMW Real Estate y Tishman Speyer Properties. Se inauguró en 1930 y disfrutó de ser el rasacielos más alto del mundo hasta que, en menos de un año, se le puso por delante el Empire State.

La pérdida de este primer puesto no le impidió convertirse en uno de los

Reflejo del edificio Chrysler al fondo y la Grand Central Station en primer término, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Reflejo del edificio Chrysler al fondo y la Grand Central Station en primer término, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 edificios preferidos de los neoyorquinos. Quizá su peculiar revestimiento le llevó a hacerse con este galardón. Este ejemplo de estilo arquitectónico Art Deco cuenta con una ornamentación muy peculiar en su parte superior. Por lo visto, la decoración de la torre está basada en los tapacubos usados, por los años 30,  en los automóviles Chrysler.

Muy cerca de este edificio se encuentra otro lugar mítico de la ciudad de Nueva York. La Grand Central Station o Gran Estación Central. Se construyó en 1913 y es, desde entonces, la estación de trenes más grande del mundo.

Interior de la Gran Central Station, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Interior de la Gran Central Station, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Impresiona desde fuera por su fachada clásica entre tanto rascacielos. Desde dentro, imponen sus dimensiones y su ir y venir de gentes. Un gran vestíbulo, coronado por un techo abovedado del que cuelga una gran bandera estadounidense, se convierte en un escenario por el que pasan, cada día, más de 100.000 pasajeros. Como curiosidad, parece ser que, de ellos, más de 2.000 al año se deján aquí olvidado su abrigo. Éste es el artículo que más se pierde en la estación.

Sede de la ONU en Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Sede de la ONU en Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Si caminamos por la calle 42 dirección Este y llegamos hasta el East River nos encontraremos con otro de los edificios más conocidos de la ciudad, la sede de las Naciones Unidas. Lo más llamativo de este edificio, construído en 1950, es que, aunque se encuentra en la ciudad de Nueva York, el territorio que ocupa está considerado territorio internacional. Parece ser que los periodistas que informan desde aquí no deben utilizar Nueva York como identificación del lugar donde se encuentran en reconocimiento de este estatus de extraterritorialidad. ¡Ya me fijaré a partir de ahora en los informativos! Y, para terminar, otro detalle. Por lo visto, por motivos de seguridad todo el correo que llega a este edificio es esterilizado.

3 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Empire State Building: colas y luces

Uno no se puede ir de Nueva York sin hacer dos cosas, una es subir a lo alto de un rascacielos de día, la otra, hacer lo mismo pero de noche, en concreto, al atardecer. Nosotros elegimos el Empire State Building para esta última opción que se convirtió en toda una aventura.

Empire State Building, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Empire State Building, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Este edificio es, desde la caída de las Torres Gemelas en 2001, el más alto de Nueva York. Su construcción se remonta a los años 30, oficialmente se inauguró el 1 de mayo de 1931. Su apertura coincidió de lleno con la Gran Depresión en Estados Unidos, la famosa crisis del 29 provocó que las oficinas del edificio se quedaran vacías durante años. No había inquilinos ni empresarios dispuestos a invertir en el Empire, es por esto que comenzó a escucharse un nuevo nombre para el edificio, el Empty State Building, el “Vacío” State Building. La cosa cambió en los años 50 cuando una gran empresa inmobiliaria de Manhattan decidió hacerse con el edificio por una cifra record, 51 millones de dólares.

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El Empire State Building guarda más cifras sorprendentes. Tiene 443 metros de altura, 6.500 ventanas, 73 ascensores, 113 kilómetros de cañerías, 760.000 metros de cable eléctrico y cerca de 9.000 grifos. Por otro lado, unos 21.ooo empleados trabajan cada día en el edificio, convirtiéndolo en el centro de oficinas más importante de Estados Unidos después del Pentágono. Pero a este edificio acceden, cada día, no sólo los que allí trabajan. Miles de turistas suben, en menos de un minuto por ascensor, a la plataforma de observación del piso 86.

Vista del edificio Chrysler desde el Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista del edificio Chrysler desde el Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La subida en ascensor es breve, muy breve. Pero antes, hay que advertirlo, hay que hacer las colas más largas que se hacen para acceder a cualquier punto turístico de la ciudad. Aun así, por supuesto, merece la pena. Y eso que, el mirador, al menos a esta hora, al anochecer, está repleto. Hay que hacer cola también para buscar un hueco desde el que observar la ciudad… un poco decepcionante, la verdad, pero claro, en cuanto lo encuentras, la vista impresiona tanto que te olvidas de las colas y la gente. Vuelvo a repetirlo, merece la pena. De nuevo, como en el Top of the Rock, te vuelves loco porque quieres hacer mil fotos pero lo mejor llega cuando dejas la cámara a un lado y te concentras en mirar a tu alrededor. Es fascinante. Luces por todas partes, esta ciudad no duerme, es una lámpara gigante.

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde la planta 86 del Empire State Building, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

En la planta 102 hay otro mirador, para acceder hay que pagar una cantidad adicional, no os puedo decir si merece la pena porque nosotros nos quedamos en la planta 86. Lo que sí hicimos, en la planta segunda y porque estaba incluido en nuestra entrada con el New York Pass (hablaré de él en otro post)  fue entrar al Skyride, está en la planta segunda y es un simulador de viaje en helicóptero por la ciudad. Está bien, te ríes y disfrutas de las vistas ahorrándote lo que te costaría el viaje en helicóptero real pero, porque estaba incluido en la entrada, si no, no pagaría por ello. Pero volvamos a la planta 86… ¡la aventura está a punto de comenzar!

Hacíamos cola para bajar, ya habíamos disfrutado de las vistas y estábamos ansiosos por ir a comer algo. La cola no avanza… es raro porque aquí suelen ir bastante rápido, pasan los minutos y nada, quietos.

El Empire State Building iluminado entre la niebla, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El Empire State Building iluminado entre la niebla, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La gente empieza a inquietarse, la cola sigue sin moverse, llevamos casi media hora en el mismo sitio. Llegan los rumores… hay algún tipo de problema con los ascensores… ¡noooo! pongo la oreja y me entero de que lo que ocurre es que hay un problema con una cañería en no sé que piso y esto ha afectado a los ascensores. Están intentando solucionar el problema. ¡También es mala suerte! Nos toca esperar y esperar… finalmente nos van “evacuando” poco a poco, por grupos por las escaleras de incendios, de emergencias. ¡Increible! Tenemos que bajar andando desde la planta 80

Accediendo a las escaleras de incendios de la planta 80 del Empire State Building / Foto: Julián González

Accediendo a las escaleras de emergencia de la planta 80 del Empire State Building / Foto: Julián González

 hasta las 67. La cosa va despacio, con paradas incluidas entre una planta y otra en medio de las escaleras, un poco agobiante para claustrofóbicos o neuróticos, divertido y emocionante para aventureros. ¡Yo no me reí mucho porque soy más bien de lo primero! Pero ahora, desde casa, sana y salva, sí que me río. !En aquel momento sólo quería salir de allí lo antes posible! Llegamos a la planta 67 y allí teníamos que ir en busca de unos ascensores que no estaban afectados por la avería. Esos ya nos llevaban hasta la planta de la salida. Fin de la aventura en un edificio mítico de Nueva York que, cada día, ilumina su parte alta de una forma diferente con el fin de conmemorar distintas celebraciones.

 

Más información:

http://www.esbnyc.com/index2.cfm

3 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Times Square: no sólo luces

Es uno de los lugares más conocidos de Nueva York. Es un escenario en vivo, un decorado que alberga, cada día, a miles de personas que, sin saberlo, se convierten en actores y actrices de una película que nunca se acaba.

Times Square al atardecer, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Times Square al atardecer, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Uno se va acercando a la esquina de Broadway con la 7ª y, poco a poco, va siendo imposible dejar de mirar a un lado y a otro. Estás ahí pero no te lo acabas de creer. Hay letreros luminosos por todas partes, grandes carteles de musicales, una pantalla gigante desde la que retransmiten las últimas noticias del día, tiendas, tiendas… y más tiendas. ¡Compra, compra, compra! No lees esto por ninguna parte pero es lo que uno siente cuando pasea por estas calles. Tanto color, tanta luz, tanta magnificencia parecen estar gritándote constantemente que si no compras no eres nadie en este mundo.

Grandes carteles de los músicales que pueden verse en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Grandes carteles de los músicales que pueden verse en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Times Square es, estéticamente, un marco atractivo. Filosóficamente, es un cuadro de la sociedad en la que vivimos, un reflejo real del capitalismo más voraz. Es una invitación imperativa al consumismo. Aquí encontramos tiendas de todo tipo y, la verdad, no entrar se convierte casi en un delito.

Casa de Barbie en el interior de la tienda Toys 'R' Us en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Casa de Barbie en el interior de la tienda Toys 'R' Us en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Un Toys ‘R’ us gigante, con una noria y una gran casa de Barbie en su interior, entre otras muchas cosas, deja atónitos a niños y a mayores. ¡Una noria! ¡sí! dentro de la tienda, increible pero cierto. La perdición de los Reyes Magos… aquí hay juguetes de todo tipo.

Los amantes del chocolate no pueden dejar de entrar

Interior de la tienda M&M's World en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Interior de la tienda M&M's World en Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 en M&M’s World. En este establecimiento, las bolitas de chocolate rellenas de cacahuete cobran vida en todo tipo de merchandising. Camisetas, pijamas, peluches, llaveros, lápices, carteras, mochilas… ¡de todo! Y, además, M&M’s de todos los colores y sabores.

También en Times Square encontramos la tienda del Planet Hollywood, del Hard Rock Café, de la MTV… La Virgin, por lo visto, cerró el pasado mes de abril, la venta de música en formato CD no ha resistido ni siquiera en la meca del capitalismo por excelencia. La crisis ha dejado vacía esta famosa tienda que, a día de hoy, tan sólo mantiene con vida su letrero luminoso exterior.

Times Square repleta de gente a plena luz del día, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Times Square repleta de gente a plena luz del día, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Que más, que más… una tienda que comparte espacio con el restaurante Bubba Gump Shrimp Co. ( a éste le dedicaré un post otro día, ¡se lo merece!) En ella se puede encontrar todo tipo de merchandising relacionado con la peli Forrest Gump: camisetas, gorras, llaveros, tazas, bolígrafos, gambas de peluche, en fin… de todo.

Pantallas de Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Pantallas de Times Square, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Pero Times Square puede ser algo más que tiendas y tiendas y luces y luces… Times Square es ¡gente! Gente por todas partes y a todas horas. Da igual la hora a la que vayas, siempre está lleno de turistas y no turistas. Los primeros, con la camara de fotos en una mano y la otra llena de bolsas. Los segundos, sorteando a los primeros a toda prisa, como no, con un café en la mano.

Los que quieran disfrutar de este punto de Nueva York sin moverse de casa lo tienen fácil, en la siguiente web se puede acceder a un cámara que muestra la imagen en directo de Times Square.

http://www.earthcam.com/usa/newyork/timessquare/ 

¡Times Square en directo!

3 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Ángel, un activista queer

Hace pocas semanas me enfrentaba a un viaje de unas 7 horas en tren. Había preparado de todo para entretenerme… un par de libros, varias revistas, música, el móvil recien cargado para poder llamar y recibir llamadas sin problemas. Llevaba hasta un bocadillo por si, a lo largo de la tarde, me empezaban a sonar las tripas.

Viajaba de Madrid a Santiago de Compostela, era la primera vez que hacía este trayecto en tren, en un talgo concretamente. Salí de Madrid a las 14.20 horas, la hora prevista de llegada a mi destino era las 21:20 horas. Iba mentalizada pero, a pesar de toda la preparación previa,  no dejaba de darle vueltas a las 7 horas que iba a pasar encerrada en el tren. Mientras me acercaba a la estación pensaba… bueno estaré atenta al paisaje y así, si es bonito, lo cuento en el blog 😉

Vistas desde talgo Madrid-Santiago de Composela / Foto: Ana B. González Carballal

Vistas desde talgo Madrid-Santiago de Composela / Foto: Ana B. González Carballal

Cogí mi billete del bolso y busque el vagón que me correspondía. Mi asiento estaba ocupado por una mamá que llevaba en brazos a su bebé de 2 meses, iba acompañada de su marido ( o pareja sentimental… no sé si estaban casados la verdad) y por sus otros dos hijos, un niño y una niña de unos 4 ó 5 años. Les habían dado los asientos separados y me preguntó si no me importaba dejarle mi asiento. No hubo problema, me acomodé en una de las butacas situadas detrás de esta familia. A mi lado, un hombre ya mayor (se le daba un aire a Antonio Gala), leía una novela manteniéndose alejado del barullo que se monta con la entrada de los viajeros al tren. Al otro lado del pasillo, un chaval jovencito cruzó su mirada con la mía con complicidad mientras yo trataba de tomar asiento y colocaba mis maletas. Los niños de los asientos delanteros no paraban de hablar y hablar…

Noté que aquella mirada de Ángel decía algo así como “¡¡¡Oh Dios, nos han tocado niños!!!!” Conozco mucha gente que no soporta hacer un viaje rodeado de pequeñajos. A mi, sinceramente, no me importa mucho. Me gustan los niños pero reconozco que, lo que sí que es cierto, es que al cabo de unas horas, cualquiera, hastas sus padres, está deseando ¡qué se callen y duerman un poco!

Vista de Puebla de Sanabría desde el tren / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Puebla de Sanabría desde el tren / Foto: Ana B. González Carballal

El tren arrancó… íbamos marcha atrás, “qué raro”, pensé. Me extrañaba que fuéramos a hacer todo el viaje con los asientos en sentido contrario… Dejamos atrás Madrid, yo iba dándole vueltas a la cabeza… ” ¿qué hago, leo, escucho música, pondrán alguna peli?” No habían pasado ni 20 minutos y el chico del otro lado del pasillo y yo comenzamos a hablar. No recuerdo bien quién arrancó la conversación… el caso es que, desde ese momento, no me hicieron falta ni libros, ni música, ni películas… Acababa de conocer a Ángel, un gallego afincado en Alicante con muchas ganas de hablar y mucho que decir. Yo encantada de escucharle. Fueron 7 horas, algo menos porque él se bajó en Orense, de lo más entretenidas. Gracias a Ángel el viaje fue de lo más ameno. Ni siquiera ahora puedo asimilar que haya estado 7 horas en ese tren porque se me pasaron  volando.

Vista del paisaje desde el talgo Madrid-Santiago de Compostela / Foto: Ana B. González Carballal

Vista del paisaje desde el talgo Madrid-Santiago de Compostela / Foto: Ana B. González Carballal

Ángel y yo comenzamos a hablar y a hablar y a hablar y los temas de conversación no se acababan. El viaje físico que implicaba el traslado Madrid-Santiago comenzaba a completarse con un viaje al interior de la persona que se sentaba a mi lado. Un sociólogo, recien licenciado, que se define a sí mismo como “activista queer”. Un chico de 21 años al que le encanta observar lo que ve a su alrededor, algo que comparte conmigo, para luego analizarlo y reflexionar sobre ello. Un tipo que, a su edad,  muestra un compromiso con su vocación difícil de encontrar en chavales de poco más de 20 años. Un hombre interesado en palabras como identidad, sexualidad, género, mujer, hombre… palabras llenas de contenido y polémica en los días que corren.

Ángel en la cafetería del tren que va de Madrid a Santiago de Compostela / Foto: Ana B. González Carballal

Ángel en la cafetería del tren que va de Madrid a Santiago de Compostela / Foto: Ana B. González Carballal

Nos trasladamos a la cafetería del tren y, como os podréis imaginar, el viaje “físico” pasó a un segundo plano. Las horas pasaban y nosotros allí seguíamos charla que te charla, observa que te observa, mira que te mira. La gente iba y venía. Ya no estábamos en un tren, estábamos tomando algo en cualquier cafetería con vistas. Fueron muchas horas y muchas conversaciones. Muchas risas y muchos despropósitos… que no viene a cuento contarlos aquí y ahora.

Lo que sí viene a cuento es decir que Ángel cuenta con varias webs en la red y él mismo me ha pedido que os invite a visitarlas. Probablemente yo no vuelva a verle nunca, ni él a mí. Pero eso sí,  trataré de seguir sus pensamientos e inquietudes vía internet.

Ya lo tenía pensado de antes y, después de este viaje, estoy decidida. Este blog, “descubriendoelmundo” quiere dar un paso más y descubrir a la gente anónima que puebla este mundo y que tiene algo que decir o mostrar. Con Ángel os vinculo a su propia web porque creo que nadie mejor que él mismo puede describirle. Con otra gente trataré de recoger aquellos aspectos de su vida que les hagan interesantes, especiales.

Podéis visitar la web de Ángel y aventuraros a descubrir qué es eso de “activista queer”, preguntádle a él en su blog, ¡estoy segura de que estará encantado de responderos! A mí sólo me queda darle las gracias por hacer que un viaje de 7 horas en tren se me pasara ¡volando!

www.diasporaqueer.tk  Blog de Ángel

3 comentarios

Archivado bajo Galicia, Gente, Personal

Sorolla: la luz, el mar…

Uno puede viajar de muchas maneras. Por suerte, no siempre hay que subirse a un medio de transporte que tenga ruedas para hacerlo (¡y no me refiero al barco!). A veces, ni aviones, ni coches, ni trenes, ni autocares son capaces de llevarnos al lugar donde queremos ir. A veces, ni siquiera nosotros mismos sabemos a donde nos dirigimos. A veces, no vamos a ningún lado pero, sin embargo, viajamos. Viajamos a lugares que no se tocan, pero sí se sienten.

Pescadores valencianos, Joaquín Sorolla, 1896.

Pescadores valencianos, Joaquín Sorolla, 1895.

Yo, hoy, he viajado al país de la luz, los reflejos y el mar. Lo he hecho de la mano de Joaquín Sorolla.

Físicamente me he trasladado al Museo del Prado, en Madrid. Abarrotado, por cierto. Principios de agosto, mañana me voy de la ciudad y no quería desaprovechar la oportunidad de ver a pocos centímetros las 102 obras que integran esta exposición. Se visita por horas concertadas y hay muchísima gente… después de varias horas de espera llega, por fin, el momento de entrar.

La pesca del atún-Ayamonte, Joaquín Sorolla, 1919.

La pesca del atún-Ayamonte, Joaquín Sorolla, 1919.

Decepción al acceder a la primera sala… con tanta gente es difícil ver cualquiera de las pinturas que cuelgan de las paredes. En fin… es lo que hay. Busco el hueco adecuado para ir visionando cada uno de los cuadros. Dadas las circunstancias, me propongo hacer una visita rápida. La exposición está organizada de forma cronológica.

Rocas de Jávea y bote blanco, Joaquín Sorolla, 1905.

Rocas de Jávea y bote blanco, Joaquín Sorolla, 1905.

Una de las primeras imágenes que me llama la atención es el de Pescadores valencianos. Parece una fotografía pero es algo más. Es la prolongación de un instante. El mar se mueve, los reflejos vibran, la luz colorea la realidad…

Es sólo un ejemplo de lo que prevalece en la mayoría de sus obras. Luz, color, reflejos, transparencias, texturas, trazados intensos… paisajes, retratos, visiones de España… el Cantábrico, el Mediterráneo, el MAR… Sorolla pintaba el mar con mayúsculas. Si hay un cielo estrellado que pertence a Van Gogh, hay un mar lleno de reflejos y luces que pertenece a Sorolla.

El balandrito, Joaquín Sorolla, 1909.

El balandrito, Joaquín Sorolla, 1909.

Hay muchos cuadros que te atrapan en esta exposición. A pesar del agobio de la cantidad de gente que la visita, diría que merece la pena verla y mucho. Eso sí, si tenéis la oportunidad de ir en algún momento que haya poca gente estoy segura de que la disfrutaréis muchísimo más. Yo, por si alguien no tiene la ocasión de visitarla, os dejo aquí colgados algunos de los cuadros que más me gustaron.

Cosiendo la vela, Joaquín Sorolla, 1896.

Cosiendo la vela, Joaquín Sorolla, 1896.

Sevilla. El baile, Joaquín Sorolla, 1914-15.

Sevilla. El baile, Joaquín Sorolla, 1914-15.

Saliendo del baño, Joaquín Sorolla, 1915.

Saliendo del baño, Joaquín Sorolla, 1915.

Después del baño, Joaquín Sorolla, 1916.

Después del baño, Joaquín Sorolla, 1916.

Bacante en reposo, Joaquín Sorolla, 1919.

Bacante en reposo, Joaquín Sorolla, 1919.

Y para los que queráis más, aquí os dejo el link a un vídeo que me ha pasado un amigo que ha tenido la suerte de ver la expo con las salas vacías! de gente, claro 😉

http://www.canalcamtv.com/tv/?id_video=308

7 comentarios

Archivado bajo Exposiciones

De Oviedo a Ferrol en FEVE

Puede que sean los trenes más destartalados que quedan en España. Hacer un viaje largo en uno de ellos se hace incomprensible cuando uno ya ha probado los de alta velocidad… pero el desencanto provocado por el ruidoso traqueteo, las constantes paradas y la escasa velocidad alcanzada se ve compensado por el paisaje que se deja ver a través de la ventanilla.

Tren de FEVE que hace la ruta Oviedo-Ferrol a su paso por el viaducto de Esqueiro (Asturias) / Foto: http://profile.imageshack.us/user/golftdi/

Tren de FEVE que hace la ruta Oviedo-Ferrol a su paso por el viaducto de Artedo (Asturias) / Foto: http://profile.imageshack.us/user/golftdi/

Es el tren de FEVE que une Asturias con Galicia. Tarda más del doble de lo que lleva recorrer este trayecto en coche. Unas seis horas y media aproximadamente, en coche unas tres. Es una locura, la verdad, pero es la mejor opción si uno no conduce y tiene que trasladarse entre estos dos puntos, en mi caso desde Oviedo a Ferrol.

Tren que va de Oviedo a Ferrol a su paso por Sabugo (Asturias) / Foto: http://profile.imageshack.us/user/golftdi/

Tren que va de Oviedo a Ferrol a su paso por Sabugo (Asturias) / Foto: http://profile.imageshack.us/user/golftdi/

Habré hecho este viaje a lo largo de mi vida cientos de veces, la mayoría de ellas en coche, ¡por suerte! Pero hoy, quiero recomendaros desde aquí que, si algún día tenéis la oportunidad, os subáis al tren destarladao de FEVE que, un par de veces al día, comunica estas dos ciudades del norte de España. El paisaje merece mucho la pena. Eso sí, hay que ir cargado de paciencia y, a poder ser, de algún libro que amenice determindas partes del trayecto.

Salgo de Oviedo a las 7:47 de la mañana, la hora prevista de llegada a Ferrol, las 14:09. Ya tengo el billete, sólo ida cuesta 20,10 euros, no se puede comprar ni por internet ni por teléfono, las opciones de compra son la taquilla o unas máquinas similares a las del metro o los trenes de cercanías situadas en las estaciones. Espero en el andén y, puntual, veo que se acerca un pequeño tren con un par de vagones. Sí, ¡este es el tren en el que voy a pasar más de seis horas encerrada! Accedo y tomo asiento, no se sube mucha gente así que no hay problema para dejar el equipaje ocupando uno de los asientos de al lado. El tren echa a andar. La primera parada la hace en menos de un mintuo… en un barrio de Oviedo, esto ya indica cual va a ser la tónica del viaje. Paradas cada poco… cada muy poco. Bueno, como ya dije antes, hay que tomárselo con mucha paciencia. Entretenerse observando a la gente que va subiendo y bajando en cada parada puede ser una opción para aquellos que se hayan olvidado de meter un libro en la mochila.

Vista de la playa de La Concha de Artedo desde el tren que hace la ruta Oviedo-Ferrol / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de la playa de La Concha de Artedo desde el tren que hace la ruta Oviedo-Ferrol / Foto: Ana B. González Carballal

La primera parada en la que sube bastante gente es Pravia, en Cudillero se suben varios chavales con su bici a cuestas y, durante todo el camino, lugareños y mochileros se suben y se bajan del tren continuamente. Durante la primera hora de viaje el tren recorre el interior de Asturias, el verde es el color que predomina tras la ventanilla. Praderas inmensas, bosques frondosos, casas perdidas en el medio de la nada y pequeños pueblos van amenizando el comienzo del viaje. Sobre las nueve y cuarto de la mañana, pasado Cudillero, se deja ver el otro protagonista de este trayecto en tren, el mar. Esta vez, en forma de una playa paradisíaca que, a estas horas de la mañana, se muestra desierta. Es la playa de la Concha de Artedo.

Vista de una playa en los alrededores de Burela (Lugo) desde el tren que hace la ruta Oviedo-Ferrol / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de una playa en los alrededores de Burela (Lugo) desde el tren que hace la ruta Oviedo-Ferrol / Foto: Ana B. González Carballal

A partir de este momento, conviene dejar la lectura a un lado y no parar de mirar por la ventanilla. El mar Cantábrico se suma al viaje y merece mucho la pena prestarle atención. El tren traquetea, ruge, rechina… el paisaje, por el contrario, parece gritar silencio, calma. No es la banda sonora ideal pero, sin duda, el ruido del tren le da al azul y al verde del paisaje un encanto especial. Más playas, más pueblos, más gente que sube y baja, cruzamos el río Eo y llegamos a Galicia. Cada nueva parada se anuncia en castellano y en gallego, “próxima parada… vindeira parada…” estamos en el ecuador del viaje. Las playas de la costa lucense son ahora las protagonistas. En los alrededores de Burela descubro varias que, a estas horas, ya tienen algo de gente. Dan ganas de bajarse del tren y darse un baño. Dan ganas de pensar en volver a hacer este viaje con una mochila y sin rumbo fijo.

Vista de la costa lucense desde el tren que hace la ruta Oviedo-Ferrol / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de la costa lucense desde el tren que hace la ruta Oviedo-Ferrol / Foto: Ana B. González Carballal

Todavía quedan muchas paradas, pasamos por sitios preciosos como Viveiro, Vicedo, O Barqueiro… el tren vuelve a perderse por el interior. Decimos adiós al mar Cantábrico, vuelve el verde a quedarse con todo el protagonismo. Cada vez queda menos, el tren anuncia la última parada:

” Próxima parada Ferrol, vindeira parada Ferrol”.

30 comentarios

Archivado bajo Asturias, Galicia