Archivo de la etiqueta: Caños de Meca

CAFELARICA

Después del baño en la playa de Marisucia, en el cabo de Trafalgar, se nos abrió el apetito. Nos dirigimos a Caños de Meca, al pueblo. Es mucho más pequeño de lo que nos imaginábamos y está todo muy tranquilo. Buscamos algo barato para comer, tras preguntar en un par de sitios que se salían del presupuesto, nos decidimos a entrar en el CAFELARICA, lo escribo junto porque así lo ponían ellos. Aquí encontramos un menú muy económico, no llegaba a los 10 euros y había varios platos para elegir.

Interior del CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

Interior del CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

El sitio está a la izquierda de la carretera, hay que subir unas escaleras para entrar. Accedemos a la sala y, la verdad, ¡qué sorpresa, es un lugar muy acogedor! Hemos acertado. Es un espacio amplio y diáfano, está dividio en distintos ambientes. Hay una zona con una barra al fondo, otra con un pequeño

Interior del CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

Interior del CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

escenario acompañado de mesas bajas en plan chill out, a éstas les sigue una zona de copas con mesas altas y redondas y, por último, está la zona del restaurante, ésta está situada en un lugar con unas vistas privilegiadas. Desde las ventanas se ve el Atlántico, el cabo Trafalgar, el faro, la playa donde nos habíamos bañado, África al fondo… La verdad es que fue un gustazo comer aquí, además, éramos las únicas personas en el local, así que comida relax total.

Taboulé del CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

Taboulé del CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

De primero tenían varios tipos de ensaladas, de segundo pastas y de postre fruta. Yo elegí  para comenzar un taboulé, una especie de ensalada con cuscus, tomate, cebolla, pimiento y pepino, entre otras cosas. Estaba buenísima. De segundo opté por algo más tradicional, pasta a la boloñesa, también muy

Vista del cabo Trafalgar desde el CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

Vista del cabo Trafalgar desde el CAFELARICA, en Caños de Meca / Foto: Ana B. González Carballal

 rica. El postre, único, un plato de fruta que consistía en trozos de sandía y cerezas, también estaba muy bueno. No es lugar para comer pescado pero es muy recomendable porque es barato y muy pero que muy acogedor. Sólo por las vistas que ofrece ya merece la pena comer en el CAFELARICA.

Os dejo aquí un link a su blog, por si queréis más información sobre este sitio, aquí podréis ver más fotos y consultar la programación de conciertos que ofrece este espacio en Caños de Meca.

http://cafelarica.blogspot.com/

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cádiz, Restaurantes

El cabo de Trafalgar

El viaje por las costas gaditanas nos reservaba más sorpresas. Abandonamos Conil con rumbo a Tarifa pero sin saber lo que nos depararía el día. No llevábamos mucho tiempo conduciendo y ya hicimos la primera parada. Una señal indicaba el cabo de Trafalgar, optamos por desviarnos y acercanos a verlo. Al llegar allí, nuestra sorpresa fue encontrarnos con una playa paradisíaca. Habíamos llegado, sin darnos cuenta, a una de las playas de los Caños de Meca. El pueblo se veía al fondo.

Playa de la Marisucia, al fondo el faro de Trafalgar / Foto: Ana B. González Carballal

Playa de Marisucia, al fondo el faro de Trafalgar / Foto: Ana B. González Carballal

Lo primero que hicimos fue pasear hasta llegar al faro. Allí descubrimos los restos de una torre de vigilancia que los árabes construyeron en el siglo IX. Por lo visto, a principios del siglo XIX, esta torre fue parcialmente derrumbada para construir el actual faro con sus restos. Pero en este punto del mapa hay más pasado. Cuando uno está allí, disfrutando del actual paisaje, no puede evitar pensar que está en el escenario donde tuvo lugar la famosa batalla de Trafalgar. Aquí, en 1805, se enfrentaros las tropas franco-españolas contra los ingleses. El resultado, la victoria de éstos últimos, la muerte de cientos de personas y el hundimiento de decenas de barcos que, aún hoy, permanecen bajo las frías aguas del Atlántico.

Playa de la Marisucia, al fondo África / Foto: Ana B. González Carballal

Playa de Marisucia, al fondo África / Foto: Ana B. González Carballal

Ya de vuelta, investigando sobre este lugar, he descubierto que en la época romana, donde hoy se levanta el faro, existía un templo dedicado al dios Juno. Había hasta un altar para los sacrificios en su honor. Y lo más sorprendente, algunos submarinistas dicen haber visto el templo sumergido en las aguas del cabo.

Tras este paseo por la historia de Trafalgar el día invitaba a darse un baño. Paseamos dejando atrás una zona de pequeñas calas hasta llegar a la playa paradisíaca. Es la playa de Marisucia. El agua es transparente y está tranquila, hay un montón de conchas y pequeñas piedras en la orilla. En el horizonte, el Atlántico y la silueta de África a lo lejos. Una maravilla. Un remanso de paz.

2 comentarios

Archivado bajo Cádiz