Archivo mensual: octubre 2009

Greenmarkets en Nueva York

La calles de Nueva York guardan un gran secreto. Entre tanto rascacielos, tanto tráfico y tanto ir y venir de gente que camina a toda prisa se descubren unos pequeños puestos llenos de color en los que parece que el tiempo se para. Uno se pregunta si sigue allí, en Manhattan, o ha sido teletransportado a otro lugar…

Green Market en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Greenmarket en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

De repente, el gris de los edificios cede su protagonismo a los verdes, rojos, naranjas y amarillos. Formas perfectas y cálidas sobresalen en un entorno colmado de cemento. Son los Greenmarkets o Farmer’s Markets. Aquí los neoyorquinos hacen un paréntesis, le ponen el freno a su ajetreada vida y apuestan por una comida más ecológica y orgánica. Atrás queda la comida rápida, parece que, ahora, lo que se lleva en la ciudad es lo sano, lo verde…

Neoyorquinos de compras en un Greenmarket de Mahattan / Foto: Ana B. González Carballal

Neoyorquinos de compras en un Greenmarket de Manhattan / Foto: Ana B. González Carballal

Los productos de la huerta invaden calles y avenidas. Los granjeros de los alrededores llevan sus frutas y hortalizas directamente al consumidor final. Se rompe la cadena. De la granja al cliente sin pasar por el supermercado. Y parece que funciona. Hay mercados de este tipo por un montón de calles de Manhattan, 46 en todo Nueva York.

Puesto de frambuesas y otras frutas en un Greenmarket en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Puesto de frambuesas y otras frutas en un Greenmarket en Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Lo ecológico se impone y, lo bueno, es que lo hace a un precio razonable. Aquí se puede hasta regatear, bueno casi. No se regatea pero los precios son variables, cambian en función de la oferta y la demanda. Parece que esta opción se impone cada vez más a la de los grandes supermercados. Los puestos están a pie de calle, son muy accesibles y, la verdad, todos los productos tienen una pinta exquisita. Es difícil no pararse ante uno de ellos.

Aquí no compran sólo los neoyorquinos de a pie, estos pequeños puestos también atraen a importantes chefs de la ciudad. Por lo visto, son ya muchos de estos grandes profesionales de la cocina los que optan por surtirse en este tipo de mercados. Aquí podéis ver a uno de estos famosos chef de compras por uno de estos mercados, el de Union Square.

Ya sabéis, en vuestra visita a Nueva York no puede faltar un paseo por uno de estos mercados “verdes”. Aquí van unas webs en las que podéis encontrar más información:

http://www.cenyc.org/greenmarket

http://www.nyfarmersmarket.com/

http://www.ny.com/dining/green.html

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Misa gospel en Harlem, ¡aleluya!

No todos los turistas que visitan Nueva York se acercan a Harlem, pero os diré que merece la pena, y mucho. Eso sí, hay un día para visitar este barrio de Mahattan, el domingo. También hay una hora, la mañana. El lugar para perderse, cualquier iglesia en la que se celebre una misa gospel. ¡Es una experiencia increible! Un lugar más de Nueva York en el que te sientes como en una película. 😉

Paseando por Lenox Av. en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Paseando por Lenox Av. en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Harlem se encuentra al norte de Manhattan, justo por encima de Central Park. Es un barrio poblado mayoritariamente por afroamericanos. Hace años tenía fama de suburbio peligroso, hoy en día, ya ha perdido gran parte de esa mala fama convirtiéndose en un lugar más habitable. Como curiosidad, en los 90, Bill Clinton trasladó su despacho a esta zona de Nueva York, su oficina se encontraba en la Quinta Avenida con calle 125.  

A pesar de que, en la actualidad, el barrio goza de mejor fama son muchos los turistas que optan por visitarlo mediante una visita organizada. Te llevan en bus, te dan unas cuantas vueltas, te bajan en la iglesia de turno y vuelta al Nueva York de cine. Nosotros decidimos ir por nuestra cuenta y pasear por sus calles mereció mucho la pena.

Turistas haciendo cola para acceder a una misa gospel en la Abyssinian Baptist Church en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Turistas haciendo cola para acceder a una misa gospel en la Abyssinian Baptist Church en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Cogimos el metro en Penn Station hasta la estación de la calle 135. Son unas cuantas paradas pero no más de media  hora. Salimos en busca de una de las iglesias más famosas, la Abyssinian Baptist Church. Está en la 132 st. así que nos pusimos a caminar un poco. Nos acercamos y ya empezamos a sentir que en este barrio pasaba algo… ¡todo el mundo iba muy arreglado! Los hombres con traje, las mujeres vestidas con sus mejores galas y con tocados en el pelo. Llegamos a la puerta de la iglesia y había un montón de gente… intentamos entrar pero imposible, no nos dejaron. Había que hacer cola. Buscamos el final de la cola y ¡Dios! ¡daba la vuelta a la manzana! Había muchísimos turistas esperando para entrar, no habíamos madrugado lo sufiente. Nos comentaron que sólo dejaban entrar a 300 personas y allí había bastantes más de 300 así que decidimos buscar otra iglesia.

The Greater Refuge Temple, iglesia en la que se hacen misas gospel en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

The Greater Refuge Temple, iglesia en la que se hacen misas gospel en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Nos pusimos a caminar y encontramos varias iglesias pero en ninguna nos dejaban entrar. O, si nos dejaban entrar, resultaba que no era una misa gospel sino otro tipo de ceremonia. Caminamos, caminamos… ya empezábamos a darlo por imposible y, de pronto, al cruzar una calle vimos una fachada con una cruz. “Aquello parece una iglesia” dijo una amiga. Nos acercamos, era el último intento que íbamos a hacer y… ¡¡¡antes de entrar ya se escuchaban los gritos!!! ¡¡¡aleluyaaaaaaaaaaa!!!

Nos dejaron entrar y ¡flipamos! No hay otra palabra mejor para describir

Interior de The Greater Refuge Temple en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Interior de The Greater Refuge Temple en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 el asombro y la sorpresa que uno siente al entrar en la iglesia y escuchar y ver el “show”. Nos colocaron en una especie de grada en la parte alta de un auditorio enorme. Debía de ser la zona reservada para los turistas. Fueron muy amables pero, eso sí, no dejaban grabar en vídeo. Una pena porque me hubiera encantado poder mostrar lo que allí se ve y se oye. Grabé un poco pero enseguida me dijeron que tenía que apagar la cámara. De todo modos, intentaré describirlo.

Una pareja vestida con sus mejores galas para ir a una misa gospel en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Una pareja vestida con sus mejores galas para ir a una misa gospel en Harlem, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Un montón de gente en el escenario, músicos, coro, oradores, etc. Ellas vestidas de blanco, ellos de traje. La música presente todo el rato. El público muy pero que muy participativo, cantando, aplaudiendo, sintiéndo de verdad los cientos de “aleluyas” que se repiten a lo largo de toda la ceremonia. Da la sensación de que, para ellos, la misa es realmente una fiesta, una celebración, algo muy divertido y muy sentido. Hay que verlo, sin duda es una de esas experiencias que no te dejan indiferente y que hace que, seas creyente o no, sientas mucha emoción.

Esta iglesia que descubrimos en el último momento no suele venir en las guías, como nuestra experiencia fue muy buena os dejo la dirección por si os animáis a visitarla en vuestra visita a Nueva York, se llama The Greater Refuge Temple y está en el número 2081 de la calle Adam Clayton Powell Jr. Blvd. ¡Ah, y tiene página web! Aquí os la dejo para que os hagáis una pequeña idea de lo que podréis ver allí:

http://www.greaterrefugetemple.org/intro.html

Os dejo ese pequeñísimo vídeo que pude grabar:

También os dejo la web de otra de las iglesias más visitadas, pero aquí mejor id pronto porque la cola era enorme:

http://www.abyssinian.org/index.php?l=1

9 comentarios

Archivado bajo Nueva York

En bici por Manhattan

Una de las mejores experiencias del viaje a Nueva York fue, sin duda, la de perdernos por la ciudad subidos a una bicicleta. Es curioso pero… ¡te sientes menos turista y más neoyorquino!

Bike and Roll en Battery Park, servico de alquiler de bicicletas, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Bike and Roll en Battery Park, servico de alquiler de bicicletas, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

El New York Pass nos permitió alquilar bicicletas gratis un día durante 4 horas. Estábamos en Battery Park y decidimos que era el momento. Al fondo se divisaba el puente de Brooklyn, ese sería nuestro destino. Había que cruzar el puente.

Por esta misma zona estaba el puesto de alquiler de bicis “Bike and Roll”. Nos acercamos, enseñamos el New York Pass y listo. Tan solo hizo falta dejar una cantidad de fianza mediante la tarjeta de crédito y ya pudimos elegir bici y ponernos en marcha. Esta cantidad te la devuelven una vez traes de vuelta la bicicleta.

En bici por Battery Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Julián González

En bici por Battery Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Julián González

El paseo comenzó bordeando el río Hudson, luego atravesamos un pequeño parque y enseguida llegamos a la zona del East River. Estábamos al sur de Manhattan y nuestra misión era llegar a Brooklyn. Parecía que el puente estaba al lado pero… para acceder a él fue necesario adentrarse por un barrio muy pero muy pintoresco: ¡Chinatown!

En bici por Chinatown, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

En bici por Chinatown, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

Todavía no lo habíamos visitado antes así que fue toda una aventura verlo por primera vez desde la bici. De pronto, paracía que, en vez de en Nueva York, estábamos en Pekín, ¡en vez de en Estados Unidos, nos veíamos en China! Calles llenas de gente, de chinos claro… colores y olores por todas partes, carteles escritos en chino decorando todas las fachadas, arroz, tallarines, coches, ruido, ajetreo… Las calles de Chinatown estaban repletas, ¡menudo ambientazo!

Vista desde el puente de Brooklyn, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista desde el puente de Brooklyn, al fondo Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La verdad es que había carril bici y fue todo muy divertido pero el problema es que, a veces, el carril bici era compartido, esto quiere decir que coches y bicis van por el mismo sitio… ¡toda una aventura para unos ciclistas ocasionales como nosotros!

Después de dejar atrás el barrio chino no tardamos

En el paseo que bordea el East River, al fondo el puente de Brooklyn, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

En el paseo que bordea el East River, al fondo el puente de Brooklyn, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 mucho en llegar al famoso puente de Brooklyn. Aquí hay una buena subidita, ¡llegamos a la mitad del puente agotados! Decidimos parar a descansar un poco y sacar unas fotos. Las vistas, impresionantes.

Decidimos dejar la visita a Brooklyn para otro día. Dimos la vuelta y nos perdimos de nuevo por Chinatown, luego atravesamos Tribeca, un barrio muy chic, con un montón de cafés y tiendas selectas. Por fin, divisamos el Hudson y recorrimos, de nuevo, un paseo precioso que recorría toda la orilla del río. A media tarde entregamos las bicis de vuelta. El paseo, sin lugar a dudas, mereció muuuucho la pena. Si vais a Nueva York no lo dudéis ¡alquilad una bici, las cosas se ven de otra manera!

Más info:

http://www.bikeandroll.com/newyork/

8 comentarios

Archivado bajo Nueva York

Central Park: apadrina un banco

Son 4 kilómetros de largo por unos 800 metros de ancho en los que el verde es el color protagonista. Más de 26.ooo árboles y 275 especies de aves comparten espacio con neoyorquinos y visitantes en Central Park.

Vista de Central Park desde el Top of the Rock, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Vista de Central Park desde el Top of the Rock, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Hay puentes, lagos, jardines y bosques. Hay escenarios profesionales y otros improvisados. Hay solitarios, hay grupos y, también, como no, enamorados. Hay fuentes, hay bancos.

Central Park es enorme, se necesita un día completo para verlo y, aun así, siempre te quedarán cosas pendientes. Hay mapas que ofrecen posibles paseos o rutas pero lo mejor es perderse. Y digo bien, perderse. Porque uno, cuando se deja llevar por los caminos de este gran parque, tiene todas las papeletas para no encontrar la salida.

Oso polar que se puede ver en el Zoo de Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Oso polar que se puede ver en el Zoo de Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

La opción más frecuente para los turistas es entrar por alguno de los accesos de la calle 59, en la parte sur del parque. A esta altura, en la esquina de la zona este, se encuentra el Zoo de Central Park. Merece la pena visitarlo sólo por ver de cerca a un oso polar. Tiene también otros animales pero, sin duda, lo que más impresiona es ver a ese oso gigante nadando de un lado a otro. Con el New York Pass la visita al zoo es gratis y te ahorras la cola de taquilla, por eso si visitáis Nueva York con esta tarjeta podéis entrar, hacer una visita rápida y salir para adentraros en el parque.

Vista de Bethesda Terrace en Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

Vista de Bethesda Terrace en Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

Una vez dentro, descubriréis enseguida, más o menos a la altura de la calle 72,  la famosa Bethesda Terrace, una gran fuente que alberga la escultura del “Ángel del Agua”. Es uno de los escenarios preferidos para rodar citas y encuentros de enamorados en la ciudad de Nueva York. ¡También debe ser

Músicos callejeros junto a la escultura del "Ángel del agua" en Bethesda Terrace en Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

Músicos callejeros junto a la escultura del "Ángel del agua" en Bethesda Terrace en Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Dácil Jiménez

 uno de los lugares más fotografiados del mundo! Al menos, por los fans y las fans de Sexo en Nueva York, aquí ha esperado más de una vez a su chico de turno la famosa Carry Bradshaw y, claro, todos queremos la foto sentados al borde de la fuente. 😉

Paseando por Central Park otra de las cosas que más llama la atención es la cantidad de gente que disfruta del parque. Aquí no se viene simplemente a pasear y a mirar los jardines. Central Park no es un escaparte de mirar y no tocar. Todo lo contrario. La gente pasea, corre, patina, anda en bici, juega al balón, vuela cometas, rema en las barcas, hace picnics, lee un libro, canta, baila, escucha, se relaja… Hay mucha gente sacándole partido al parque, cualquier rincón de Central Park parece el idóneo para desconectar un rato de tanto asfalto.

Uno de los lagos de la zona oeste de Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Uno de los lagos de la zona oeste de Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 La verdad es que este gran rectángulo verde de Manhattan está lleno de vida. Tanta, que hasta los bancos respiran de alguna manera. Han conseguido que se conviertan en algo parecido a un ser vivo. Más bien, han conseguido que cada banco del parque pertenezca a algún ser vivo. Me explico…

Todos los bancos del

Placo de uno de los bandos apadrinados de Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

Placa de uno de los bancos apadrinados de Central Park, Manhattan, Nueva York / Foto: Ana B. González Carballal

 parque, casi todos, tienen una plaquita con un mensaje escrito. Son pequeñas frases o dedicatorias que alguien le dedica a otro alguien por el motivo que sea. La idea es una iniciativa de la Sociedad Conservadora del parque y consiste en apadrinar un banco de Central Park. El que quiera y pueda, no es barata la cosa, puede escoger su banco preferido y, a cambio de 7.5000 dólares , el Conservatorio se encargará del mantenimiento del banco de por vida y le colocará una placa con el mensaje que cada uno haya escogido. Romántico,¿no? pero un poco caro…

Por lo visto, el famoso estafador Bernard Madoff tenía y, supongo que sigue teniendo, varios bancos dedicados a sus padres. Pues resulta que, desde el pasado mes de marzo, los neoyorquinos han decidido boicotear estos bancos y ya no se sientas en ellos. Más info sobre esta noticia aquí:  Los neoyorquinos boicotean los bancos de Central Park de Madoff

Más info sobre Central Park:

http://www.centralpark.com/

http://www.centralparknyc.org/site/PageServer

2 comentarios

Archivado bajo Nueva York