Conil en calma

Había estado en Conil de la Frontera hace unos cuantos años, cuando iba a la universidad. Fuimos varios amigos a pasar 15 días en un pequeño apartamento. Era agosto, hacía mucho calor y no teníamos coche así que nuestras vacaciones se resumieron en subir y bajar a la playa un día tras otro. Al principo, no estuvo mal. Teníamos ganas de sol, playa y juerga. Pero, al cabo de unos días, Conil se convirtió en algo parecido a una cárcel. Hoy, años después de esa visita, he vuelto a Conil y la impresión que me he llevado de este lugar es muy diferente de la de entonces.

Vista de Conil desde la playa / Foto: Ana B. González Carballa

Vista de Conil de la Frontera desde la playa / Foto: Ana B. González Carballal

Después de visitar Cádiz llegamos a Conil, me hacía especial ilusión por lo que os he contado antes, buscamos un hotel barato para pasar esa noche. No nos costó mucho. Hay un montón de hoteles y hostales en el pueblo. Conseguimos uno al lado de la playa. Hotel Bari, ¡35 euros la habitación doble con desayuno! mejor imposible… es la ventaja de viajar a principios de junio. Está viejo pero limpio, sólo es para dormir así que perfecto.

Ese día nos fuimos directas a la playa. Hacía un tiempo estupendo. El cielo estaba azul con alguna que otra pequeña nube. Desde la playa, el pueblo se veía precioso. Conseguí hacer una foto que no tardaré en colgar en las paredes de mi casa. Parece una postal. Después de un baño y unas horas al sol tocaba adentrarse en el pueblo.
Luna llena tras la inglesia de Conil / Foto: Ana B. González Carballal

Luna llena tras la inglesia de Conil de la Frontera / Foto: Ana B. González Carballal

Comimos de nuevo pescadito frito, hay un montón de sitios donde comer aquí. Paseamos por las calles centrales, por la plaza de la iglesia, por los alrededores de la torre… lo recordaba todo bastante bien, pero, esta vez ,Conil tenía otro aire. Todo estaba más tranquilo. Había gente, pero no tanta. Hacía calor, pero una brisa fresca lo suavizaba. Un montón de tiendas, de chiringuitos y de hoteles, sin apenas huéspedes, recordaban que aquí, el invierno da paso a un verano, que llega acompañado de a una horda de turistas dispuestos a apoderarse de la esencia de este pueblo de la costa gaditana. Yo, sin duda, me quedo con el Conil en calma.
Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cádiz

3 Respuestas a “Conil en calma

  1. Tontxu

    Pero, a que no estaba Tontxu???

  2. paula

    pues yo me lo pasé bomba bailando en las carpas hasta el amanecer!!!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s